miércoles, 16 de diciembre de 2009

3 MORALEJAS

1 - CUANDO SU EMPLEADO SE ENFERME, DELE EL DIA LIBRE!
Kung Chang llamó a su jefe y le  dijo:
- 'Jefe, hoy yo no tlabajal, yo estal enfelmo. Duele  cabeza, duele panza, duele pielna, no voy tlabajo'.

El Jefe le responde:
- 'Kung Chang, realmente hoy te necesito en el trabajo.  Cuando me siento así de mal, le pido a mi esposa que tengamos sexo. Eso me hace sentir mucho mejor y puedo ir a trabajar. Deberías probar, te hará muy bien'.

Dos horas después, Kung Chang vuelve a llamar a su Jefe  y le dice:
- '¡Jefe, no sabel qué decil! Glacias pol consejo, ya  sentilme mucho mejol, enseguida yo il tlabajo. Felicito mucho, muy linda su casa, muy glande su cualto y muy buena su esposa'.

Moraleja administrativa:
'La comunicación debe ser clara.  Sea explícito cuando hable con sus colaboradores'.

2 - HISTORIA DE DOS AMIGAS
Dos amigas salieron solas, sin sus maridos. De regreso en la madrugada, agotadas por la borrachera, les dieron ganas de  hacer pis, pero lo único que había cerca era un cementerio. Decidieron bajarse y hacerlo... La primera no encontró con que secarse, así que se limpió con su ropa interior y la tiró. La segunda tampoco encontró con qué, así que agarró la cinta  de una corona de flores perteneciente a un último funeral y se limpió con ella.

A la mañana siguiente los maridos se llaman y uno le dice al otro: !!... esto ya es el colmo!, estoy hasta los huevos de las salidas de éstas dos. Ahora sí se terminó todo, imagínate..... llegar sin bragas a casa a las 4:00 de la mañana.

Y el otro le contesta: Tienes suerte, y no se de qué te quejas!!! Por lo menos la tuya llegó sin bragas. Mi mujer llegó con una cinta en el culo que decía:
'Nunca te olvidaremos.

Con cariño: tus compañeros de  trabajo'.

MORALEJA:
No saque conclusiones sin preguntar, pregunte, siempre, pregunte antes.

3 - AMOR DE LEJOS...

Un soldado español destinado en Irak recibe una carta de su novia desde Madrid. La carta decía lo siguiente:

Querido Alberto:
Ya no puedo continuar con esta relación. La distancia que nos separa es demasiado grande. Tengo que admitir que te he sido infiel dos veces desde que te fuiste y creo que ni tu ni yo nos merecemos esto, lo siento.

Por favor devuélveme la foto que te envié.
Con amor. Sofía.

El soldado, muy herido, le pidió a todos sus compañeros que le regalaran fotos de sus novias, hermanas, amigas, tías, primas, etc.
Junto con la foto de Sofía incluyó todas esas otras fotos que había recolectado de sus amigos.

Había 57 fotos en el sobre y una nota que decía:

Querida Sofía.
“Perdóname, pero no puedo recordar quién coño eres. Por favor, busca tu foto en el paquete y me devuelves el resto.”

MORALEJA:
Aún derrotado... hay que SABER JODER AL ENEMIGO

MI HERMOSO PANAMA