lunes, 9 de agosto de 2010

FELIZ DIA DEL ABOGADO – 9 AGOSTO

El término “abogado” viene de la palabra en latín “advocatus” y del verbo “advocare” que significa llamar, siendo que el abogado está llamado a representar a otro, asumiendo su defensa y protegiendo sus intereses. Esta figura surge formalmente en Roma, donde quienes tenían conocimientos de las leyes eran llamados a acompañar a las personas que las desconocían para brindarles su apoyo al momento de comparecer ante el Pretor.

Históricamente, los Abogados son aquellos letrados que se dedican a defender los intereses de otros ante los Tribunales de justicia y autoridades administrativas, por lo cual desde la antigüedad son profesionales respetables y de prestigio. Cuando un abogado representa a un cliente, está cumpliendo con una función social, por lo cual debe realizar su labor con diligencia y responsabilidad, siempre en beneficio de su representado. 

El desempeño del abogado debe enmarcarse dentro de la ley, teniendo absoluta conciencia de la importancia de su labor, como guardianes de la equidad y la justicia. Sobre el abogado recae el peso de propiciar y mantener un sistema de justicia eficaz y confiable. El abogado debe ser honesto, y al igual que la mujer del César, “no sólo debe serlo, sino también parecerlo”.

Hoy 9 de agosto, se celebra en Panamá, el “Día del Abogado”, en conmemoración del natalicio del Dr. Justo Arosemena, creador del Estado Federal del Istmo; siendo el Dr. Arosemena, el jurista panameño más relevante del Siglo XIX, se ha escogido esta fecha como el Día del Abogado. 

Dedicamos esta reflexión a los abogados que cumplen con su elevada función jurisdiccional y responsabilidad con la jurisprudencia; que nunca olviden los principios del derecho ni el decálogo del abogado.

Feliz Día del Abogado a todos los excelentes abogados de mi país.

MI HERMOSO PANAMA