viernes, 13 de marzo de 2009

Un vaso de H20

A un bar llega un señor muy estirado y se sienta con gesto altanero en una silla. El camarero se acerca y se desarrolla el siguiente diálogo:

- Buenos días! ¿Qué vas a tomar?

- Pero bueno, habrase visto semejante descaro! Y usted ¿por qué se cree con derecho a tutearme?

- Perdóneme no quise ofenderle. ¿Desea algo de beber señor?

- Si, por favor. Tráigame un vaso de H2O.

- ¿Un vaso de qué?

- Le he dicho que un vaso de "Hache Dos O". ¿Acaso no me ha oído?

Total, que el camarero se va a la cocina extrañado a preguntarle al cocinero, y éste se burla de él al explicarle lo que el cliente le había pedido. Así es que el camarero agarra una bandeja de plata, coloca una servilleta de seda encima de ella, acomoda una copa de cristal llena hasta el borde de agua helada, y acto seguido posiciona un plátano verde justo a su lado. Se acerca a la mesa del caballero, deposita la bandeja sobre la mesa con sumo cuidado, y el caballero le dice:

Óigame, ¿y el plátano ese para que es? Yo solo le pedí un vaso de H2O!

- Ya se -respondió el camarero- ¡pero el plátano es para que se lo meta por el C. U. L. O.!

MI HERMOSO PANAMA